Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings

Prevención de accidentes en el agua

Si sus hijos están regularmente cerca de masas de agua, es importante que sepa hacer reanimación cardiopulmonar (RCP). En caso de emergencia, la RCP puede salvar vidas, disminuir la gravedad de la lesión y aumentar las probabilidades de supervivencia. Puede encontrar capacitación en RCP en la Cruz Roja Americana (American Red Cross), la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association) y en el hospital o el departamento de bomberos de su localidad. A continuación, se mencionan otros consejos específicos de prevención de ahogamiento.

Bebés (de hasta 1 año)

Los bebés se pueden ahogar en apenas 1 pulgada (2.5 cm) de agua. La mayoría de los bebés que se ahogan estaban en una tina. Estos son algunos consejos de prevención de ahogamiento que debe recordar respecto a los bebés:

  • Nunca deje a un niño pequeño solo dentro de una tina, ni siquiera por un minuto. Ni siquiera los flotadores para la tina pueden impedir que el niño se ahogue.

  • Vacíe todos los baldes y otros recipientes que contengan líquidos.

  • Mantenga cerradas las puertas de los baños e instale dispositivos protectores (como bloqueadores de picaportes) para que el niño no entre al baño.

  • Mantenga los inodoros con la tapa baja y use trabas para que el niño no la levante.

Niños en edad preescolar (de 1 a 5 años)

Los niños de este grupo de edad con frecuencia se ahogan en las piscinas. A menudo ocurre cuando salen de la casa y van hasta la piscina sin que los padres se den cuenta. Los niños pueden resbalarse y caer dentro de las piscinas sin que se oiga ningún ruido.

Seguridad en las piscinas

Para proteger a su hijo y evitar que se ahogue en una piscina, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) ofrece estos consejos:

  • Vigile siempre a su hijo atentamente cuando esté en una piscina o cerca, aun si son piscinas inflables pequeñas.

  • Nunca deje al niño solo en una piscina ni cerca de ella, aunque sea una piscina infantil pequeña, ni siquiera por un instante.

  • Quite los juguetes de la piscina para que su hijo no se vea tentado a ir a buscarlos.

  • Vacíe siempre las piscinas inflables después de usarlas y guárdelas.

  • No deje que su hijo use un trampolín en una piscina que no está aprobada para saltos.

  • Evite los toboganes de piscinas; son muy peligrosos.

  • Mantenga los aparatos eléctricos alejados de la piscina para evitar descargas.

  • No permita el uso de juguetes con ruedas cerca de las piscinas.

  • Mantenga un teléfono cerca de la piscina para casos de emergencia.

  • Instale una cerca aislante alrededor de la piscina. La cerca protege a su hijo y a otros niños que estén cerca. Para mayor seguridad, las cercas alrededor de las piscinas deben cumplir estas especificaciones:

    • La cerca debe separar la piscina de la casa y de la zona de juego del patio.

    • Las cercas alrededor de las piscinas deben tener 4 lados y ninguno de ellos debe ser una pared de la casa.

    • La cerca debe tener como mínimo 48 pulgadas (aproximadamente 1.2 m) de alto.

    • Las tablas de la cerca no deben tener más de 4 pulgadas (unos 10 cm) de separación. Si se trata de una cerca alambrada, los rombos no deben tener más de 1 3/4 pulgadas (4.4 cm) de ancho.

    • La cerca debe tener una puerta que se cierre y se trabe sola, y las trabas no deben estar al alcance de los niños. Además, la puerta debe abrirse hacia afuera de la piscina, de modo que si un niño pequeño se apoya contra la puerta sin traba, esta se cierre.

  • Asegúrese de que todos los drenajes de la piscina tengan rejillas o tapas que cumplan las normas de seguridad para evitar que el niño quede atrapado.

  • Otros dispositivos útiles incluyen alarmas de piscinas, alarmas para las puertas y cubiertas automáticas para las piscinas que las cubren por completo. Asegúrese de que no queden espacios entre la cubierta y los lados de la piscina. Los niños pueden resbalarse entre esos espacios y caer al agua. Si las usa junto con las cercas, su hijo estará más seguro. Además, asegúrese de que no haya charcos grandes de agua sobre la cubierta de la piscina.

Niños en edad escolar (de 5 a 12 años)

Los niños de este grupo de edad tienen más probabilidades de ahogarse en masas de agua, como el mar, un lago o un río.

  • Vigile siempre a su hijo cuando esté nadando en una masa de agua.

  • No deje que su hijo salte al agua a menos que sepa que el agua tiene al menos 9 pies (unos 2.75 m) de profundidad.

  • No permita que su hijo nade cuando haya tormentas eléctricas o truenos.

  • No deje que su hijo riña con otros en el agua de manera que pueda confundirse con ahogamiento.

  • Enseñe a su hijo a mantenerse calmado y a flote hasta que llegue la ayuda si se aleja demasiado de la orilla.

  • Cuando su hijo pasee en barco, asegúrese de que use un equipo de flotación individual que esté aprobado por la Guardia Costera Estadounidense.

  • No deje que su hijo nade alrededor de un barco ni en zonas donde se practique esquí acuático.

  • No permita que el niño use juguetes de agua inflables si el agua le llega más arriba de la cintura.

  • Inscriba a sus hijos en clases de natación. Sin embargo, aunque sus hijos sepan nadar, deben seguirse las estrategias de seguridad que se mencionaron anteriormente.

Adolescentes (de 12 a 18 años)

Es probable que a esta edad sus hijos ya sepan nadar, pero aun así corren riesgo de ahogarse. Algunas razones son la sobrestimación de sus habilidades, el desconocimiento de corrientes de agua o de la profundidad y estar cerca del agua luego de haber consumido alcohol o drogas. Para proteger a su hijo adolescente y evitar que se ahogue, la AAP ofrece estos consejos:

  • Insista en que su hijo nade siempre acompañado de un amigo u otra persona.

  • Anímelo a tomar clases de nado, buceo y seguridad en el agua o de rescate a fin de que tengan las habilidades necesarias para nadar y bucear de manera segura. Además, estas clases ayudan a prevenir que su hijo actúe con imprudencia.

  • Enseñe a su hijo adolescente a no nadar ni bucear nunca si ha consumido alcohol o drogas.

  • Asegúrese de que revise la profundidad del agua antes de saltar. Anime a su hijo a meter siempre primero los pies en el agua si es la primera vez.

  • Inscriba a sus hijos adolescentes en clases de natación. Pero procure que entienda que por buen nadador que sea, debe seguir las demás estrategias de seguridad.

Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Maryann Foley RN BSN
Última revisión: 12/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.