Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings

Seguridad en caso de incendio

La importancia de la seguridad en caso de incendio

Cada año, miles de personas sufren lesiones en incendios domiciliarios en los Estados Unidos. La mayoría de las muertes provocadas por incendios tienen como causa la inhalación de humo o de gases tóxicos producidos por el fuego. Los incendios y las quemaduras son una causa principal de las muertes relacionadas con lesiones accidentales entre niños menores de 14 años.

¿Cuáles son los distintos tipos de quemaduras?

Existen muchos tipos de quemaduras provocadas por fuentes térmicas, radiación, sustancias químicas o contacto eléctrico; entre estos, se encuentran los siguientes:

  • Quemaduras térmicas. Quemaduras por fuentes de calor externo que elevan la temperatura de la piel y los tejidos, y provocan la muerte o la quemadura de las células del tejido. Los metales calientes, los líquidos hirviendo, el vapor y las llamas, cuando entran en contacto con la piel, pueden provocar quemaduras térmicas.

  • Quemaduras por radiación. Quemaduras debido a la exposición prolongada a los rayos ultravioleta del sol o a otras fuentes de radiación, como los rayos X.

  • Quemaduras por sustancias químicas. Quemaduras a causa de ácidos fuertes, sustancias alcalinas, detergentes o disolventes que entran en contacto con la piel o los ojos.

  • Quemaduras eléctricas. Quemaduras debido a la corriente eléctrica, ya sea la corriente alterna o directa.

Cómo prevenir incendios y quemaduras

De acuerdo con la Administración Estadounidense de Incendios (U.S. Fire Administration), que forma parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Federal Emergency Management Agency), los incendios residenciales en donde mueren niños suelen ser causados por el juego con productos inflamables, como los fósforos. Además, fumar dentro del domicilio y la falta de detectores de humo en funcionamiento pueden aumentar significativamente las probabilidades de morir en un incendio residencial. Pero si se toman medidas adecuadas para que su hogar sea seguro, puede proteger a sus hijos y a su familia de los incendios:

  • Mantenga los productos inflamables, como los fósforos, los encendedores y las velas, en un lugar bajo llave y fuera del alcance de los niños.

  • Nunca juegue con fósforos ni encendedores frente a los niños.

  • No fume ni permita que otras personas fumen en su casa. Asegúrese de que no haya ningún producto para fumar.

  • Instale detectores de humo en las habitaciones, fuera de las áreas para dormir y en cada nivel de la vivienda. Compruebe su funcionamiento una vez por mes y reemplácelos cada 10 años.

  • Tenga extinguidores de incendio y encárguese de que le hagan el mantenimiento adecuado.

  • Realice el mantenimiento de los equipos de calefacción, solicite una inspección periódica del horno y apague y desenchufe los calentadores adicionales cuando está durmiendo.

  • Puede quemar leños en una chimenea, solo si tiene una pantalla para proteger contra las chispas. Coordine una limpieza e inspección anual de su chimenea.

  • Preste atención a las velas. Nunca encienda velas en ventanas donde las cortinas podrían incendiarse.

  • Elabore planes escape en caso de incendio desde cada habitación de la casa y practíquelos periódicamente junto con su familia.

  • Asegúrese de que no haya mantas ni prendas que cubran las lámparas cuando están encendidas.

  • Enséñeles a sus hijos prácticas seguras en caso de incendios y quemaduras. Sea un modelo de comportamiento seguro para sus hijos.

El plan de escape familiar

En caso de incendio, es importante salir rápidamente de la vivienda. Un buen plan de escape familiar debe incluir estos elementos:

  • Dos rutas de escape desde cada habitación (en caso de que una salida se vea bloqueada por el incendio).

  • Una escalera de cadena para cada habitación de la planta superior.

  • Un plano dibujado de la vivienda con flechas que muestren las rutas de escape.

  • Una práctica periódica, de modo que usted y su familia conozcan el plan de escape.

  • Un lugar de encuentro acordado fuera de la casa.

Seguridad eléctrica

Las descargas eléctricas de los aparatos, tomacorrientes y cables pueden quemar la piel y provocar daño en el tejido y los nervios. Para evitar las descargas eléctricas, tome las siguientes precauciones:

  • Mantenga los aparatos eléctricos lejos de los lavabos y de las tinas.

  • Asegúrese de que sus aparatos eléctricos estén aprobados por Underwriters Laboratories (UL); esto se indica en la caja o en el mismo aparato.

  • Utilice interruptores diferenciales de puesta a tierra (GFCI, por sus siglas en inglés) en las áreas cerca del agua, como en la cocina y el baño, y en el exterior.

  • Desenchufe los cables eléctricos que no se estén usando. Mantenga los cables eléctricos fuera del alcance de los niños.

  • Cubra los tomacorrientes eléctricos que no se estén usando con protectores de seguridad.

  • Apague los equipos eléctricos que no se estén usando.

  • Enséñeles a los niños sobre la seguridad eléctrica de un modo adecuado para su edad. Sea modelo del comportamiento seguro que les enseña a sus hijos.

Cómo prevenir las quemaduras

Las quemaduras están entre las lesiones más dolorosas y abrumadoras que puede sufrir una persona. Las quemaduras graves pueden requerir tratamientos largos, incluida la rehabilitación, los injertos de piel y la fisioterapia.

La piel de los niños pequeños es más delgada que la de los adultos, lo que implica que las quemaduras sean más profundas a una temperatura más baja. De hecho, solo se necesitan unos segundos de exposición al agua caliente del grifo para que un niño pequeño se queme. Las quemaduras graves requieren hospitalización e injertos de piel. Pero si se toman medidas adecuadas de prevención, puede proteger a sus hijos de las quemaduras:

  • Configure el termostato del calentador de agua a 120 °F (49 °C) o menos. Existen dispositivos antiquemaduras para los grifos y los cabezales de la ducha, que ayudan a evitar las quemaduras.

  • Controle la temperatura del agua con el codo, la muñeca o un termómetro de baño antes de bañar a su hijo.

  • Use los quemadores traseros de la estufa tanto como pueda, ya que estarán fuera del alcance de los niños. Aleje las asas y los mangos de las ollas del borde la estufa.

  • Cuando esté cocinando, mantenga a los niños a una distancia de por lo menos 3 pies (1 m) de la estufa.

  • Además, cuando esté cocinando, ponga a su hijo en una área segura, como una silla alta o un corralito.

  • Nunca alce a su hijo mientras está llevando una bebida o un plato que estén calientes.

  • No use manteles ni individuales con niños pequeños, ya que pueden tirar de estos y derramar comida o bebidas calientes.

  • Pruebe los alimentos y las bebidas calentados en el microondas antes de dárselos a un niño pequeño. Evite calentar los biberones en el microondas, ya que el calor puede estar distribuido de manera desigual.

  • Abra los contenedores que calentó en el microondas lejos de usted y de su hijo, ya que el vapor puede quemar la piel.

  • Mantenga la plancha, el rizador y otros aparatos de calor y sus cables lejos del alcance de los niños.

  • No permita que los niños manipulen pirotecnia.

  • Mantenga a los niños lejos de las lámparas de queroseno, de los calentadores adicionales y de las parrillas de exterior cuando se estén usando.

  • Enséñeles a los niños sobre la seguridad en caso de incendio de un modo adecuado para su edad. Sea modelo del comportamiento seguro que les enseña a sus hijos.

Revisor médico: Eric Perez MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Maryann Foley RN BSN
Última revisión: 12/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.