Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings

Diagnóstico de la artritis

La artritis puede ser difícil de diagnosticar. Existen más de 100 tipos diferentes de artritis. Las distintas enfermedades que afectan las articulaciones pueden presentar síntomas parecidos. Por lo general, la artritis se categoriza en los siguientes grupos: artrosis, artritis inflamatoria, artritis metabólica y artritis infecciosa. La artrosis es el tipo más común. La artritis reumatoide y la gota son otros 2 de los tipos más comunes. Para que el diagnóstico sea preciso, es posible que el proveedor de atención médica haga lo siguiente:

  • Revisar sus antecedentes médicos y sus síntomas actuales

  • Examinarlo, prestando especial atención a sus articulaciones

  • Pedirle análisis de laboratorio y radiografías, así como otras pruebas de diagnóstico por imágenes, como ecografía o resonancia magnética

  • Extraer líquido de una articulación (artrocentesis)

¿Qué implica la revisión de sus antecedentes médicos y sus síntomas actuales?

Al revisar sus antecedentes médicos, su proveedor de atención médica podría preguntarle lo siguiente:

  • ¿Ha tenido alguna enfermedad o lesión que justifiquen el dolor?

  • ¿Hay en su familia antecedentes de artritis o de otras enfermedades reumáticas?

  • ¿Qué medicamentos está usando en este momento?

Además, es posible que su proveedor de atención médica le pregunte lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas tiene? Por ejemplo, dolor, rigidez, problemas para moverse o hinchazón.

  • En cuanto al dolor:

    • ¿Dónde se siente?

    • ¿Cuánto tiempo hace que lo tiene?

    • ¿Cuándo siente dolor y cuánto dura?

    • Describa el dolor (constante, sordo, palpitante, agudo).

    • ¿Qué tan intenso es? (En una escala del 1 al 10, en la que 1 es sin dolor y 10, el peor dolor)

    • ¿Qué alivia el dolor?

    • ¿Qué lo empeora?

    • ¿Empeora el dolor en determinados momentos del día?

¿En qué consisten los análisis de laboratorio?

Además de completar su historia clínica y hacerle un examen físico, es común que le pidan estos análisis:

  • Anticuerpo antinuclear. Es un análisis para medir en la sangre los niveles de varios anticuerpos que pueden encontrarse en las personas con algunos tipos de artritis.

  • Artrocentesis (aspiración de la articulación). Es un examen del líquido articular. Se inserta una aguja fina en la articulación. Se extrae líquido sinovial con una jeringa y se hace un recuento de células, un análisis de cristales, un cultivo y otras pruebas para examinarlo.

  • Pruebas del complemento. Se hacen para medir el nivel de complemento, un grupo de proteínas de la sangre. Permite diagnosticar y controlar el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide.

  • Hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés). Se utiliza para medir la cantidad de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas presentes en una muestra de sangre. El recuento bajo de glóbulos blancos (leucocitopenia), el recuento bajo de glóbulos rojos (anemia) o el recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia) están asociados a algunas formas de artritis o a los medicamentos para tratarla.

  • Creatinina. Se trata de un análisis de sangre para revisar si hay una enfermedad renal subyacente.

  • Proteína C reactiva (CRP, por sus siglas en inglés). Esta proteína aumenta cuando hay una inflamación en el cuerpo, como sucede en algunos tipos de artritis.

  • Tasa de sedimentación de eritrocitos (ESR, por sus siglas en inglés). En este análisis se mide la rapidez con la que los glóbulos rojos se asientan en el fondo de un tubo de ensayo. Cuando hay una inflamación en el cuerpo, el nivel de ESR es alto. Es lo que puede ocurrir cuando hay determinados tipos de artritis. 

  • Hematocrito (volumen de células empaquetadas o PCV, por sus siglas en inglés). Se utiliza para medir la cantidad de glóbulos rojos presentes en una muestra de sangre. Un nivel bajo de glóbulos rojos (anemia) es común en las personas que tienen algunos tipos de artritis.

  • Factor reumatoide. Se busca un anticuerpo que está presente en la mayoría de las personas que tienen artritis reumatoide.

  • Análisis de orina. Se examina la orina para revisar si hay alguna enfermedad renal que pueda estar vinculada a varios tipos de artritis.

  • Ácido úrico. Los niveles altos de ácido úrico están relacionados con la gota. 

¿Qué métodos podrían usarse para el diagnóstico por imágenes de la artritis?

Los métodos de diagnóstico por imágenes pueden darle al proveedor de atención médica un panorama más claro de lo que ocurre en las articulaciones. Estos métodos pueden incluir lo siguiente:

  • Radiografía. Las radiografías permiten observar cambios en las articulaciones y daños en los huesos producidos por algunos tipos de artritis. También puede realizarle otras pruebas.

  • Ecografía. La ecografía se vale de ondas de sonido (no de radiación) para mostrar imágenes detalladas del tejido blando, los tendones, los ligamentos y las articulaciones.

  • Resonancia magnética. Las imágenes obtenidas en una resonancia magnética son más detalladas que las de las radiografías y no implican el uso de radiación. Permiten observar si hay daños en las articulaciones, los músculos, los ligamentos y el cartílago.

  • Artroscopia. Es un procedimiento quirúrgico en el que se usa un tubo delgado con una luz y una cámara (artroscopio) para examinar el interior de la articulación. Se introduce el artroscopio en la articulación a través de un corte pequeño. Las imágenes del interior de la articulación se proyectan en una pantalla. Se usa para evaluar si hay cambios debidos a la artrosis o la artritis en la articulación, para detectar enfermedades y tumores óseos, para averiguar la causa del dolor y la inflamación en los huesos y para tratar determinadas afecciones.

Revisor médico: Diane Horowitz MD
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 11/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.